19 jun. 2012

LOS CUATRO JINETES



     Unos minutos antes, los caballos se habían puesto a dar coces y a relinchar. Los cuatro debíamos estar cargados de ases porque nadie movió el trasero. Miramos con reticencia la montaña de billetes y de monedas que se había acumulado durante el juego. Lo único que nos importaba, más que la guerra, el hambre o la muerte, era la victoria.

      De repente, los vasos estallaron sobre la mesa y el as de picas se clavó en un árbol. Algo avanzaba hacia nosotros rompiendo la bruma. De su silueta se desprendían negros jirones que, como hoces, segaban a diestro y siniestro todo lo que se hallaban en su camino. Paralizados, intentamos adivinar qué demonios era aquello que, llegado a nuestra altura, con cuatro gestos afilados nos rebanó las cabezas.

      A tientas, subimos a nuestros caballos y escuchamos una condena.

      Y aquí andamos, aburridos, de acá para allá hasta el fin del mundo,  anunciando el Apocalipsis.








LOS CUATRO JINETES, por Mª Pilar Álvarez Novalvos 
Licencia Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...