25 dic. 2012

KIM Y LOS ELEFANTES




Pluma a fuego, fuego a sangre, 
sangre a hueso, hueso a tuétano, 
tuétano a ceniza, ceniza a nieve.

Gregory Colbert


      Hay algo misterioso en los elefantes, en el modo en el que lían sus trompas cuando se pelean o en sus ojos dorados que no se sabe a quién miran.
      Kim se sentaba frente a ellos, les hablaba de rodillas con la cabeza inclinada y las manos juntas o les leía páginas que ellos escuchaban atentamente.
     Todas las mañanas subía a la fortaleza de Ras-El-Houman mientras contaba las escaleras; cuando llegaba a la novecientos noventa y nueve se giraba para oír barritar a los elefantes.
      Dormía sobre sus patas, en el silencio que todo lo hace posible.
      Al despertar era uno de ellos.



GREGORY COLBERT


A  Sara Pedraz.
Y a todos los que saben que
 amar la naturaleza
 es amarse a uno mismo.


KIM Y LOS ELEFANTES, por Mª Pilar Álvarez Novalvos 
Licencia Creative Commons

31 oct. 2012

LA INTERRUPCIÓN



       Interrupción: del lat. interruptĭo, -ōnis. Acción y efecto de interrumpir, esto es, cortar la continuidad del discurso (en nuestro caso) en el espacio o en el tiempo, generalmente debido a una perturbación producida por la emoción. 

        Aunque la Academia no la considera una figura retórica, la incluimos porque algunos autores se sirven de este recurso en sus escritos.



          Ej.: "Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!".

                                                          César Vallejo







        Ej.: "(...) Dominica: —¡Gracias a todos!¡Míralo, está llorando! ¡Feliciano! ¿Qué lloras?
                      Feliciano: — ¡Qué sé yo! Mia tú esa copla, si la tendré oida veces; pues hoy me ha parecío..., he pensao que tie que llegar ese día..., pueo yo morirme antes, pues ser tú..., de cualquiera de las maneras es separarse (...)".
            
                                                                  Jacinto Benavente
                                                                                  




29 oct. 2012

LA PARADIÁSTOLE O DISTINCTIO

  

     Paradiástole o distinctio: del lat. paradiastŏle, y este del gr. παραδιαστολή (separación). Consiste en utilizar términos de significado que podría ser sinónimo o semejante, pero dejando claro que es distinto. 


                       Ej.: "El amor es infinito,
                               si se funda en ser honesto,
                               y aquel que se acaba presto,
                               no es amor sino apetito."

                                          Miguel de Cervantes









                      Ej.: "No todo alabar es bien decir."
           
                                                 Baltasar Gracián

                              






       Ej.: "¡Oh, invisible y que todo lo ves! ¡Inmutable y que todo lo mudas! ¡A quien ni el origen dio principio, ni los tiempos aumento, ni los acaecimientos darán fin! Vos estáis dentro de todas las cosas, y no estrechado; fuera de todas las cosas, y no desechado; debajo de todas, y no abatido; encima de todas, y no altivo".               
                     

                                                            Fray Luis de Granada










                     Ej.: "(...) Yo pensaba que os amaba
                              no más de porque os quería.
                              Quien tales obras hacía
                              lejos de amores estaba (...)".

                                                      Lope de Vega






                 Ej.: "Conocer no es lo mismo que saber."

                                                  Vicente Aleixandre






27 oct. 2012

EL EUFEMISMO



     Eufemismo: del lat. euphemismus, y este del gr. εὐφημισμός. 
Aunque la R.A.E. no lo considera figura retórica lo incluimos por su utilidad en los casos en los que se desea evitar un término o expresión malsonante o dura y, en su lugar, se desea emplear una forma más decorosa o suave. 



Ej.: "Una mujer de color."






Ej.: "La tercera edad."






Ej.: "El lugar donde la espalda pierde su honesto nombre."




Efecto: refuerza la doble moral y atenúa los prejuicios. También se utiliza para sustituir un término considerado socialmente como tabú.


24 oct. 2012

EL EQUÍVOCO O ANTANACLASIS



      Equívoco: del lat. aequivŏcus. Figura retórica que consiste en emplear palabras equívocas, es decir, en hacer uso del valor polisémico de algunas palabras de modo que se repite el significante con distintos significados en cada aparición. Por tanto, será el lector el que otorgará un significado u otro.


Ej.: "Tu cara de los ángeles tan cara."

                              Gregorio Silvestre

AUDREY HEPBURN, una actriz con cara de ángel



Ej.: "Como quieres que vaya de noche a verte
si el perro de tu padre sale a morderme. "




EL EQUÍVOCO O ANTANACLASIS, por Mª Pilar Álvarez Novalvos

Licencia Creative Commons

14 oct. 2012

SOBERBIA. -SIETE MINIVICIOS-


Publicado en Futuro imperfecto
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2012.



     Al entrar, hoy vestido con un traje blanco colonial, mira en todas direcciones: está repleto. Sin embargo, encuentra una mesa perfecta en el centro del café. Saca su pipa de espuma de mar, coloca sobre el mármol una caja dorada con arabescos y utiliza el interior de la tapa para airear con la punta de los dedos unas briznas de Alsbo Black. El asombro se redondea en la boca de los clientes. Saluda a sus espectadores con una inclinación de cabeza y deja caer suavemente el tabaco en la cazoleta, que golpea y rellana varias veces hasta coronarla con un pellizco compacto. Un camarero acaba de fijarse en él. Arrima a la pipa su Crown de plata, lo prende y, los labios, ocultos tras un bigote con forma de zarpa, se aseguran de que el aire pasa en la medida justa. El camarero se aproxima. Concentrado en el vacío, exhala unas golosas bocanadas, cortas, y después otra muy larga que con su humareda vainilla nubla el pequeño salón. Decenas de volutas avanzan hasta la entrada y se deshacen delicadamente contra el cartel de PROHIBIDO FUMAR.





 
PIPAS TURCAS DE "ESPUMA DE MAR" O SEPIOLITA, 
(elemento muy abundante en el Mar Muerto)


SOBERBIA. -SIETE MINIVICIOS-, por Mª Pilar Álvarez Novalvos 
Licencia Creative Commons

13 oct. 2012

PEREZA. -SIETE MINIVICIOS-


Publicado en Futuro imperfecto
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2012.



- ¡Escucha!... ¡Otra vez!
- Será el viento... -Mete la cabeza bajo la almohada.
- ¿Has echado la llave? Han dicho que hay robos. -Se encaja en él como en un puzzle.
- Sí... -miente-, duérmete ya.
- Por favor, echa un vistazo; sabes que no voy a poder pegar ojo.
- Ahora... -Se da la vuelta y tira de las sábanas.
     Algo metálico escarba en la cerradura.
- Cariño... -Le agarra más fuerte.

     Por la mañana, en la habitación faltan la cámara digital, una maleta de piel, las tarjetas de crédito, los pasaportes y la mujer.






PEREZA. -SIETE MINIVICIOS-, por Mª Pilar Álvarez Novalvos
 Licencia Creative Commons

12 oct. 2012

LUJURIA. -SIETE MINIVICIOS-


Publicado en Futuro imperfecto
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2012.



Ella adivina sus ojos, muerde su carne y le hunde las uñas.
Él le arranca el vestido.
Ella se enreda en su pelo y lo huele, lo besa.
Él se acerca a su oído y derrama un jadeo.

- Ahora -gime ella-, hazme creer que puedo verte.






LUJURIA. -SIETE MINIVICIOS-, por Mª Pilar Álvarez Novalvos 
Licencia Creative Commons

10 oct. 2012

IRA. -SIETE MINIVICIOS-


Publicado en Futuro imperfecto
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2012.



- ¡No! -grita el niño.

   Y la onda expansiva del monosílabo recorre el oído de su padre hasta llegar al cerebro, donde un resorte le impulsa a eliminar el espacio que separa su mano de la cara donde se estampan sus cinco dedos.




IRA. -SIETE MINIVICIOS-, por Mª Pilar Álvarez Novalvos
Licencia Creative Commons

9 oct. 2012

GULA. -SIETE MINIVICIOS-


Publicado en Futuro imperfecto
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2012.



- No te habrás quedado con hambre...
- Qué va, -dice trinchando el brazo-, es que está para chuparle los dedos.






GULA. -SIETE MINIVICIOS-, por Mª Pilar Álvarez Novalvos
Licencia Creative Commons

8 oct. 2012

ENVIDIA. -SIETE MINIVICIOS-


Publicado en Futuro imperfecto
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2012.



- Así que te va a regalar un abrigo de visón...-dice mientras sus uñas se alargan, se curvan y la lima se le rompe entre los dedos.
- Sí...
- Con ese ya tienes tres, ¿no? -Le crece una cola con escamas que se agarra a la pata de la mesa.
- Pues sí.
- Yo, si te soy sincera, a esas cosas no les doy la más mínima importancia. -Ve pasar una mosca y, con un feroz latigazo de su lengua, la enrosca y la engulle.







ENVIDIA. -SIETE MINIVICIOS-, por Mª Pilar Álvarez Novalvos 
Licencia Creative Commons

7 oct. 2012

AVARICIA. -SIETE MINIVICIOS-


Publicado en Futuro imperfecto
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2012.



- ¡Váyanse!
- Vamos, ¡abra! Sus vecinos ya están hartos.
- ¡Todo lo que tengo es mío!
- Si no abre, entraremos por la fuerza.
- ...
- Preparados...

   Y al derribar la puerta, entre un hedor sofocante, encuentran al viejo Diógenes con los ojos espantados, abrazando sus tesoros.






AVARICIA. -SIETE MINIVICIOS-, por Mª Pilar Álvarez Novalvos 
Licencia Creative Commons

12 sept. 2012

EL EPIFONEMA



     Epifonema: del lat. epiphonēma, y este del gr. ἐπιφώνημα. Es una conclusión o cierre de un pensamiento que se pone al final como consecuencia de lo dicho y que suele presentar forma exclamativa.


                     Ej.: "Cuando tan pobre me vi,
                            los favores merecía
                            de Hipólita y Laura; hoy día.
                            rico, me dejan las dos.
                            ¡Qué juntos andan, ay Dios,
                       el pesar y la alegría!"

                                     Calderón de la Barca






               Ej.: "(...) Vuestra paz era imagen de mi vida,
                     ¡Oh campos de mi tierra!
                     Pero la vida se me puso triste
                     y su imagen de ahora ya no es esa:
                    en mi casa, es el frío de mi alcoba,
                    es el llanto vertido en sus tinieblas;
                    en el campo, es el árido camino
                    del barbecho sin fin que amarillea.
                   "Pero yo ya sé hablar como mi madre
                    y digo como ella
                    cuando la vida se le puso triste:
                   ¡Dios lo ha querido así! ¡Bendito sea!"."

                                                    J.M. Gabriel y Galán






               Ej.: "Porque ese cielo azul que todos vemos
                      ni es cielo ni es azul. Lástima grande
                  que no sea verdad tanta belleza."

                            Lupercio Leonardo de Argensola





             Ej.: "(...) los lazos de oro donde estoy atado,
                     el cielo puro donde tengo el mío,
                     la luz divina que me tiene ciego;
                     el sosiego que loco me ha tornado,
                     el fuego ardiente que me tiene frío,
                     yesca me han hecho de invisible fuego."

                                              Francisco de la Torre





       En la lengua oral, al final de una conversación, sería un ejemplo de epifonema una exclamación del tipo:
   
                           Ej.: ¡Mejor estarías callado...!





     Por extensión, reciben el nombre de epifonemas los textos que sintetizan el contenido o tema de otros.



EL EPIFONEMA, por Mª Pilar Álvarez Novalvos
Licencia Creative Commons

6 sept. 2012

OLVIDO



       - Ponme otra copa, John- gritó, pasándose la muñeca por los labios para limpiarse una gotas.

       Movió el vaso en círculos, mirando los restos de bourbon. Bajo sus rizos enmarañados color jengibre, entornaba los párpados para concentrarse, quizá, en la búsqueda de algún recuerdo amable. Dirigió sus ojos de coral hacia la barra.

       - No puedo quitarme de la cabeza a aquel maldito hijo de puta, ¿sabes, Johnny? Lo dejas todo y renuncias a lo que eres para caer en las profundidades de un Manhattan lleno de rascacielos que ni siquiera sirven para rascarte la espalda... ¡Ja! Me he vuelto graciosa...-, arrastraba las sílabas y la ironía se dibujaba en su frente.

       - ¿No crees que por hoy ya está bien? En cinco minutos cierro y te llevo a casa-, le propuso el barman.

       - Henry me hizo morder bien el anzuelo ¿eh?-, continuó ella ignorando a su amigo-. Me volvió loca. Y ahora mírame..., ya no queda nada de la reina de los océanos que fui. El muy cerdo me trajo en su barco, fundó la ciudad y me tiró a una alcantarilla. Mírame, Johnny..., ¿ves alguna miserable escama? 

       Se observó las manos rugosas, antes azules y húmedas; luego cogió una servilleta y se limpió la nariz.

       - Olvida ya toda esa mierda y piensa en lo que el público te quiere. Tienes una voz única ¿No te das cuenta de que cada noche esto se pone a rebosar?

       - Ya. Olvidar. A vosotros el dolor os puede durar lo que una vida; pero lo más jodido es que yo sigo siendo inmortal.

       Deslizó su bolso por la barra y, torpemente, sobre unos tacones de aguja salió del bar.





Licencia Creative Commons

Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...